A Rajatabla

Justa queja

En teoría están homologados en su condición y en sus prestaciones los maestros estatales y federales que trabajan en Nuevo León, pero el conflicto del Isssteleón del 93 dejó atrás los beneficios para la Sección 21.

Con tal de apaciguar a los maestros estatales y solucionar el conflicto, el gobernador Sócrates Rizzo les concedió lo que pidieron, y hasta lo que no pidieron, como la jubilación dinámica.

Esto es, sus pensionados se jubilan con salario íntegro y las prestaciones de los activos, que se mejoran cada año.

Mientras tanto los federales reciben el maltrato del Issste, pensiones del 50 por ciento y el colmo es en el aguinaldo: reciben 50 días al año de gratificación vs 90 días de sus compañeros estatales.

Fracasó la homologación que existe en otros estados. Aquí los tratan como cenicienta en casa de sus hermanastras.

Veinte años después la impaciencia ya los colmó y hasta organizan marchas al Congreso del Estado. No hay iniciativa y la autoridad se atiene a la domesticación.

Los dirigentes de la Sección 21 dicen que las cosas pueden cambiar radicalmente en su actitud y gestiones de justicia. De por sí el sindicato vive una paz artificial y forzada que clama por una rebelión.

El dirigente nacional Juan Díaz ni siquiera tiene el control de todas las secciones del país y está por perder la representación que implica la existencia del Panal. El ex líder del sindicato Rafael Ochoa está sonsacando a secciones enteras a mudarse al movimiento ciudadano de Dante Delgado.