A Rajatabla

Ivonne, la más popular

Las alcaldías metropolitanas son el mejor escaparate para sus titulares. Los hacen populares y los mantienen en la pasarela años después.

Algunos se vuelven leyenda, como Jaime Rodríguez y Mauricio Fernández, que hasta película tienen.

Otros, como Ivonne Álvarez, siguen siendo reconocidos pero los ciudadanos siguen reprochándoles sus errores y horrores a su paso por la alcaldía. A Ivonne no le perdonan el chapulineo que ella no lo inventó pero que sirvió para dar un salto colosal inmerecido de alcaldesa de Guadalupe a senadora de la República.

Igual le reprochan el desastre administrativo con deudas que casi paraliza a su sucesor César Garza, que hasta batalló para ganar el puesto por la inconformidad ciudadana con el PRI.

Ivonne sigue siendo la más popular de las aspirantes a gobernadora, pero a la vez la más repudiada en los sondeos sobre la intención del voto.

Y no es que la alcaldía de Guadalupe sea quemante. Cristina Díaz también pasó por ahí y salió con banderas desplegadas y con un liderazgo que la mantiene ahí bajo los reflectores.

Eso sí, Ivonne sigue capitalizando su imagen grupera y su pegue entre los humildes. Aunque sólo le alcance para quedarse en su escaño los siguientes cuatro años.

Así funciona la lotería de las aspiraciones de los alcaldes, aunque pensando en Ivonne, algunos opinan que el juego no es lotería sino de serpientes y escaleras.