A Rajatabla

Ivonne y Madero

Entre los aspirantes a gobernador para el 2015 hay un panista y una priista que sueñan con el triunfo porque hasta ahora les ha ido bien con todas sus aspiraciones electorales, por su estilo populista y pese a su modesto capital intelectual.

Ivonne Álvarez y Adalberto Madero han sido diputados locales, alcaldes de los municipios más grandes del estado y senadores de la República.

Madero concluyó su último cargo, en la alcaldía de Monterrey, cuestionado por su propio partido, que hasta intentó expulsarlo.

Ivonne es muy recordada, pero por malas razones, en Guadalupe, donde heredó un desorden administrativo sin paralelo y deuda como jamás la conoció el municipio; tanta, que tiene maniatado al Cabildo actual.

Pero Madero es un político empeñoso, trotacalles, que visita el estado casa por casa, sabe hacer campaña y sus candidaturas las ha obtenido a brazo partido, luchando primero con sus compañeros panistas, y venciendo luego a fieros priistas.

Ivonne, en cambio, se ha movido en los últimos cinco años con el sol de frente del Palacio de Gobierno.

El mismo impulso de Rodrigo Medina que la llevó al Senado, la promueve ahora bajo capa para la gubernatura.

Sus competidores dicen que ahí se agotan sus posibilidades, Que ya llegó al límite posible y deseable.

De Madero dicen lo mismo los panistas. Pero Adalberto junta parque para la batalla y recorre municipios, a la espera de otro de sus propios prodigios.