A Rajatabla

Indiscreciones

Apenas salían a la luz pública los nombres de precandidatas a gubernatura tanto del PRI como del PAN cuando siguió la guerra sucia para desprestigiarlas.

Empezaron con Ivonne Álvarez a la que exhibieron como una persona con amigas vulgares y sin astucia para denunciar una broma pesada en el momento en que se la hicieron.

Es grotesca la escena que están exhibiendo en las redes con Ivonne sometida al acoso de un stripper. Todo en broma y con mano pesada. Evidente falla de carácter de la candidata.

De inmediato surgió otra historia que no necesita de videos escandalosos. La pura verdad es devastadora para Margarita Arellanes.

La Policía capturó a un secuestrador que resultó ser el jefe de escoltas de Margarita.

La Procuraduría de Justicia oportunamente le advirtió del riesgo de que el elemento tuviera relaciones con el crimen organizado. Arellanes no hizo caso y por el contrario lo designó un día policía municipal y al siguiente lo designó su jefe de escoltas. Y todavía hace 15 días ya acusado de feos delitos seguía en la nómina municipal. Eso sí que es grave.

Afecta la imagen pública de la precandidata y sugiere el poco interés que le ponía a los asuntos de seguridad. Incluso si le afectaban personalmente.

No hay comparación entre un escándalo y otro: uno tiene que ver con la madurez de una mujer para convivir en un medio pringoso y de bromas pesadas. El otro denuncia una falta de pericia y atención al tema más delicado, el de la comunidad y la seguridad de sus conciudadanos.