A Rajatabla

Impuestos

Todo mundo espera a que empiecen las campañas electorales dentro de una semana para ver desgranar las propuestas de los candidatos.

Que abran el costal de Santa Claus lleno de obras y servicios.

Pero cualquier proyecto serio de presupuesto tendrá que incluir también medidas duras y amargas para los ciudadanos. Hay mucho qué hacer, pero todo cuesta y el erario no es un barril sin fondo.

La queja regiomontana es porque le entregamos a la Federación demasiado dinero y nos regresa muy poco. Eso tiene solución:

Un nuevo acuerdo para las participaciones y un reparto más equitativo de los recursos cobrados por la Federación.

Eso incluye que haya impuestos locales que sustituyan a algunos de los federales.

En el caso de Nuevo León, podrían eliminar los impuestos injustos, como la tenencia y el Impuesto Sobre Nóminas. El impuesto a la gasolina sería más equitativo si se carga al consumo del combustible y al uso de la infraestructura urbana., no como ahora, que un automóvil sobre blocks causa impuestos aunque no se mueva ni haya cambiado su propiedad.

Ya en ese plan, obras magnas como los viaductos de segundo piso, los túneles y nuevas superficies rodantes, podrían ser de paga con cargo a los automovilistas.

Además, hay muchos servicios que el Estado no cobra y ya debe hacerlo.