A Rajatabla

Imitar

A algo se atiene el presidente de la Comisión Estatal Electoral, Mario Garza Castillo, para buscar la rectoría de la UANL.

Es un hombre inteligente, preparado y analítico para no medir las consecuencias de una decisión de esa magnitud.

Fue el juez de las recientes elecciones donde de manera sorpresiva ganó un candidato independiente quien pareció favorecido en dos ocasiones por el órgano electoral ciudadano e imparcial.

Si resultara el ganador por la rectoría, se abriría la sospecha de un premio por su actuación al frente de la Comisión.

Para los nuevos tiempos democráticos no resulta bueno ni para el uno ni para el otro. No es tiempo, pero qué tal para dentro de tres años, donde el que hoy resulte rector no se reelija.

Mientras, Mario puede picar piedra, hacer más presencia en la Universidad, conocerla a fondo y buscar la rectoría con menos cuestionamientos de favoritismo; con méritos propios.

Si gana, sonará a lo de siempre, a lo que la gente rechazó el 7 de junio. Si se espera, ¡qué son tres años! Llegaría sin tocar baranda. Con los grupos más tranquilizados, convencidos y negociados.

Aunque la verdad, sólo él y quienes lo acompañan saben cuál es el plan. O quizá simplemente quiera emular lo que hizo El Bronco.