A Rajatabla

Guerra sucia

Con el tiempo pisándoles los talones a los candidatos a la gubernatura empezó la guerra sucia de todos contra todos; a Ivonne la acusan de todo, hasta de tener casa en McAllen.

A Jaime Rodríguez Calderón le están exhibiendo terrenos en García. A Felipe de Jesús Cantú por lo visto lo ven por caso perdido, porque no le han exhibido aún sus negocios con terrenos en la Loma del Mirador ni otros atracos contra la administración pública a su paso por la alcaldía.

Lo curioso es que a Ivonne no le hacen cargos mayores ni negocios turbios, la guerra sucia se concentra sobre el gobernador y su familia, como si Ivonne fuera responsable de ellos; el pecado de Ivonne es quizá esmerarse en hablar de continuidad y dejar en el vacío las amenazas de juzgar a quienes actúen mal a partir de ahora.

Todavía faltan unos 15 días para que salga toda la mugre a f lote filtrada por manos intencionadas tanto en los medios formales como en la olla de grillos en que se han convertido las redes sociales.

Curiosamente, quien se beneficiaría que se hagan pedazos los principales candidatos sería el más débil, o sea Felipe de Jesús.

Acto de primitivismo y falta de ética es esta lucha sucia que sirve o no sirve según la credulidad de la gente y sus ánimos por desprestigiar a los políticos, a los de ahora y a los de siempre.