A Rajatabla

Guerra sucia

Ya suenan los morteros en la guerra sucia que rodeará la disputa por la gubernatura. Circula en la red un primer video incriminatorio de la aspirante priista Ivonne Álvarez y dice que vienen peores sobre Margarita.

Y los puede haber, toda persona normal tiene en toda su vida errores y situaciones que se le salieron de control. Una fiesta con strippers igual a la que le costó su carrera a una docena de legisladores panistas.

Pero eso no implica una falla de carácter o una situación que pudiera haber controlado en sus años juveniles.

Lo grave es que no se tope el ramalazo de difamación en un sólido frente de repudio de parte de los partidos o de la comunidad.

De qué se trata ¿de descalificar a las candidatas a como dé lugar o de enjuiciarlas por sus ideas o por la falta de ellas? Hay que verlas como personas integrales y no como las candidatas aspirantes a un premio de belleza y simpatía.

Porque so pretexto de enjuiciar a dos mujeres se disimula el rechazo a una garantía ganada a pulso por las mujeres que sigue siendo baldosa aún si su primera expresión peca de equivocada.

Ya vendrán tiempos mejores cuando los partidos capaciten a todas sus mujeres y la comunidad demande los mejores elementos femeniles o varones para la vida pública, por ahora todo está a prueba, con guerra sucia o sin ella.

jvillega@rocketmail.com