A Rajatabla

Funcionarios o grillos

Hay que hacer una precisión a nuestros políticos locales, tan confundidos: la política es un medio para gestionar el bienestar común. 

No es un fin en sí misma. Ni es aceptable  ejercerla como deporte o entretenimiento, desde la comodidad del puesto público y el erario.

No vale politizar cada acto de gobierno. O ver funcionarios con casco y en las trincheras de partido en forma permanente, como si los hubiéramos elegido como priistas o panistas; y no como servidores públicos de todos los ciudadanos.

Tampoco los elegimos por ser católicos o evangélicos. El credo es asunto personal o familiar, no excusa para congraciarse públicamente con una iglesia específica.

En este tiempo de definición de aspiraciones electorales hay que exigir a los funcionarios que se deslinden: o gobiernan o se van a su partido a hacer grilla. Por su cuenta y con su dinero.

Los problemas que aquejan al estado, a los municipios, reclaman acciones coordinadas de todos los niveles, no disputa permanente y competencia en razón de partidos.

La ciudad sucia, congestionada, mal servida, peor cuidada; los polígonos de pobreza extrema, la educación deficiente, demandan funcionarios serios, dedicados de tiempo completo. 

Más trabajo, menos grilla. Estado y municipios mejores, no tanto si son azules, tricolores o amarillos.

jvillega@rocketmail.com