A Rajatabla

Extrañan a los "rudos"

La Coparmex censura que San Pedro haya perdido su calidad de “municipio blindado”, que lo caracterizaba durante el gobierno de Mauricio Fernández. Tanto, dice, que aumentaron los robos a casa habitación un 70 por ciento.

Es una actitud amoral por parte de un organismo intermedio que tiene entre sus propósitos alentar las conductas éticas en la vida pública y privada.

Porque las evidencias apuntan a que el famoso blindaje municipal no corría a cargo de la fuerza pública, sino de una partida de criminales pactada con uno de los cárteles de la droga.

Era paz comprada. Al costo de pagar piso a ese grupo del crimen organizado por 250 millones de pesos mensuales.

Codiciaba el botín, entregado por el alcalde Fernández, y la exclusividad del territorio para cometer delitos, que sí los había, incluyendo notorios secuestros.

Pero el pacto con los famosos rudos les permitía tender un cordón sanitario alrededor del municipio para repeler la entrada de cualquier otra banda de delincuentes.

Con nueva autoridad municipal se acabó la colecta de los millones para. Y San Pedro está sufriendo el último coletazo de la violencia casi en la misma proporción  que el resto de la zona metropolitana.

Lo del auge de los robos es renglón negativo en la violencia, pero habla de delincuentes comunes, los de siempre, aprovechando el vacío que dejaron los rudos.

¿Acaso la Coparmex avala la seguridad a cualquier costo, hasta el de la dignidad y la integridad institucional?