A Rajatabla

Expectativa

Si hacemos memoria, el capítulo de Jaime Rodríguez ya lo vivimos en la persona de Benjamín Clariond cuando tomó de relevo la gubernatura.

Con su forma pintoresca de expresarse después de ser alcalde de Monterrey, llegó al Palacio de Gobierno tumbando caña, donde al igual ofreció limpiar la casa.

¿Qué hacía interesante la postura en ese momento del Benjas? Su forma franca, dicharachera, entrona y el atrevimiento. Con eso se ganó al respetable.

Jaime Rodríguez ofreció, con su estilo, escudriñar en cajones y en cada papel la actuación del gobierno saliente. Lo dijo, le aplaudieron. Es decir, a la concurrencia le pareció bien la propuesta.

Veremos qué encuentra. Lo importante es si irá sobre los verdaderos responsables en caso de desvíos, robos, desfalcos o lo que descubra. La expectativa creada es muy alta y no puede defraudar.

Con El Benjas, por su estilo hubo mucho pan y circo. Con El Bronco quizá se dará mucho reparo y respingo.

Veremos si realmente trae mano justiciera. Apena decirlo, vale reconocerlo: la raza, como en la lucha libre, quiere ver sangre. La raza manda.

jvillega@rocketmail.com