A Rajatabla

Espejismo

Margarita Arellanes se emocionó con un representante del PRD que le ofreció hacer alianza con el PAN y arrimarle los 435 mil votos como los que logró en la elección presidencial del 2012.

Los panistas más viejos en cambio les pareció una oferta engañosa y en gran parte incumplible.

El PRD históricamente no le es grato a los nuevoleoneses. No les gusta la mezcla del priismo asedo y de los viejos partidos comunistas del pasado. Por eso sus votaciones son escasas en cada elección, con la excepción del duelo pasado entre Peña Nieto y López Obrador.

Hay una explicación muy sencilla para ese suceso extraordinario. Los votos fueron captados por todos los partidos de la izquierda incluido el PT con 150 mil votos. Más la magia del nombre de López Obrador contrastado con la mala prensa de Peña Nieto.

Normalmente el PRD no consigue aquí votos suficientes para una curul de mayoría. Los diputados que alcanzan son de cortesía como plurinominales o de minoría proporcional.

En esta elección nada ganaría para Margarita Arellanes. La alianza sería para beneficiarse por el empuje de Margarita para sacar un puñado de votos para ellos.

Ni siquiera le sirven para cuidar las casillas el día de la elección. Normalmente no logra poner representantes ni en la mitad de las casillas del estado. Y casi está asegurado que no los sigan en la alianza con los panistas los otros partidos, los de verdad, como movimiento ciudadano, PT y Morena.