A Rajatabla

Escándalo de papel

Alguien se quiso pasar de listo en San Pedro, o quiso tender cortina de humo sobre los frecuentes escándalos en asuntos de compras y licitaciones.

Denunciaron que la Constructora Garza Ponce intentaba añadir un IVA que no estaba pactado sobre el precio de una obra pública.

La empresa ya aclaró ante la opinión pública que jamás intentó esa cobranza.

Si se añadiera IVA a la construcción o no, es problema de la empresa, no del municipio, que no va a pagar el precio de la obra.

Se trata de una operación de asociación público privado, en la que la empresa entrega la obra terminada, equipada y amueblada, a cambio de un alquiler pactado.

Los alquileres sí que pagan IVA, como pactó el municipio en el contrato de arrendamiento. Y como lo impone el fisco para todas las rentas.

Con ese esquema de APP se está edificando el puente de Leones, se han construido docenas de escuelas y hasta la torre administrativa.

Esas asociaciones son un paliativo para las finanzas estrechas de los gobiernos municipales y estatal.

Pero un escándalo de papel como el que armó San Pedro puede desalentar a los inversionistas privados.

El conflicto inexistente con Garza Ponce, por lo demás, no alivia las responsabilidades de los frecuentes casos de corrupción y licitaciones ventajosas que plagan al municipio desde el gobierno de Mauricio Fernández.