A Rajatabla

Equidad en ambos sentidos

El discurso por la equidad de género surgió en defensa de las mujeres discriminadas; reclamando para ellas las oportunidades y las consideraciones que tienen en automático los varones.

Pero cambiaron los tiempos, las costumbres y la composición social. Ahora reclaman esa equidad los hombres, exigiendo que les otorguen los mismos beneficios que goza la mujer en calidad de cónyuge y aun de madre lactante.

Al Isssteleón, que cuida del bienestar de los servidores del estado, le exigen en los tribunales que a los hombres les apliquen también la jubilación a los 28 años de servicio, no a los 30.

Demandan servicios médicos como cónyuges, si la esposa es maestra y está protegida por el instituto.

Su clamor y sus demandas judiciales han alentado a los diputados del estado a analizar si se modifican las leyes del instituto para establecer ese trato equitativo.

Pero Guadalupe Castillo, el líder de la Sección 50 de los maestros, llama la atención de los legisladores a las consecuencias de su solidaridad.

Si cambian la ley, al siguiente día vamos a tener que afiliar a 15 mil maridos cónyuges de maestras en los servicios de nuestra clínica hospital. ¿Se imaginan el costo?

Todos queremos una sociedad justa y equitativa, pero necesitamos estar conscientes de su costo y anticipar cómo vamos a pagarlo.

Y ahí vienen, pegaditos, los derechos de los homosexuales. Y los de los mayores de 50 años con enfermedades crónicas preexistentes a su contratación.