A Rajatabla

Diputados de verdad

Buscar los talentos hasta ahora valía postular para las diputaciones federales al compadre del gobernador, el hermano del líder, la bonita del partido.

Eran tres años de cobrar dietas y levantar la mano para votar dócilmente todas las iniciativas del Presidente.

Eso ya se acabó… o casi. Ahora ya tenemos un Congreso que delibera en serio, que tiene que consultar a los sectores afectados y razonar su voto.

Los que aprobaron a la antigüita la reforma fiscal, ya ve, los traen atravesados los empresarios, y con reforma educativa aún son engendros del infierno para los maestros de varias entidades. Con la energética no se la acaban con las televisoras.

Para el próximo Congreso, que se instala en septiembre del año próximo, la instrucción a los partidos políticos es localizar talentos sobre temas específicos para postularlos para las doce curules disponibles.

Y se pone de ejemplo a los aspirantes que ahora suenan: para las obras públicas que significan miles de millones de pesos estaría bien Luis Marroquín; sobre la controvertida procuración de justicia sería un buen diputado Adrián de la Garza.

Para el tema de la educación superior nadie tiene mejores credenciales que el ingeniero José Antonio González; en el ramo más importante de la actualidad, el de los energéticos, tiene el reconocimiento federal y estatal Rolando Zubirán.