A Rajatabla

Diputados sabihondos

Es muy probable que usted haya contratado alguna vez transporte escolar para sus hijos.

Le bastó con indagar en el colegio, donde le recomendaron a un chofer jubilado, o a una madre que quedó viuda y hoy transportan alumnos, en una van comprada a crédito y de segunda mano.

O sea, emprendedores por necesidad y que ven a los niños no como clientes remotos, sino como hijos o sobrinos que llegan a ser muy familiares.

Ahora los diputados quieren meter baza en el transporte escolar. Especulan en convertirlo en un servicio estatal, cancelando a los emprendedores de la van.

En todo caso, si los padres de familia llevan a sus hijos al colegio en automóvil propio, proponen los despistados legisladores, que tengan un carril exclusivo para dejarlos junto a la acera.

O sea que en las angostas calles de la ciudad haya un carril para los papás, otro para las bicicletas, dos para estacionamiento, y a ver por dónde circulan los autos y los camiones.

La verdad es que el servicio se presta actualmente con eficiencia y seguridad. La seguridad relativa en una urbe de tránsito endemoniado

Y el mercado se regula solo, porque chofer que descuida su delicado encargo, se queda de inmediato sin clientes, nadie quiere arriesgar la vida de sus hijos.

Los diputados con sus ideas disparatadas quieren que el gobierno preste el servicio, para tener más motivos para censurarlo, eso es todo.