A Rajatabla

Destino

Resultan interesantes las pláticas en torno a la suerte de Rodrigo Medina una vez alejado del Gobierno del Estado.

Los vaticinios son variados, los medianamente agresivos hablan de un exilio, no sólo de Nuevo León, sino del país.

El extremo lo ponen quienes hablan de juicio político, cárcel, junto a su padre.

Los mesurados se dividen al considerar que dependiendo de cómo salgan las cuentas públicas puede tener pequeño apapacho presidencial.

Otros opinan lo harán alejarse totalmente del medio político para provocar en el paso del tiempo el olvido de los sinsabores de su mandato.

Lo cierto, comentan los muy analíticos, no se ven indicios que a nivel federal vayan por su cabeza.

Es probable, pronostican, publique carta abierta con causas y razones de su accionar al frente del gobierno, y en especial repeler las críticas personales y familiares.

Es indudable que el todavía gobernador cosechó malquerientes y bienquerientes. Seguidores y detractores.

Habrá de esperar cuál grupo tiene mayor fuerza y argumentos para hacer valer su postura, que de igual manera servirán para definir el destino de Medina.

Caballeros, hagan sus apuestas. Esto se pone bueno y mejor.


jvillega@rocketmail.com