A Rajatabla

Desfiguros de un partido

Los nuevos panistas no tienen memoria o se la tienen que tragar para no admitir sus desfiguros con los candidatos que se están registrando  por Monterrey, San Pedro y Santa Catarina.

El caso más obvio es el de Mauricio Fernández, al que por dos años se le ha acusado de solapador de corruptos .

En Monterrey y Santa Catarina la situación es semejante, se inscribieron Adalberto Madero y Dionisio Herrera, que ambos tienen en común que el PAN trató de expulsarlos y no pudo.

El caso de Dionisio es el más grave porque lo acusaban abiertamente de casos de corrupción por cientos de millones de pesos, pero los órganos de justicia los desecharon; ahora Dionisio se ostenta como víctima de maquinaciones y gente querida por el pueblo.

En el caso de Adalberto Madero el PAN lo acusó de irregularidades tan infantiles como no haber convocado a los regidores panistas a una junta previa de Cabildo y ahora tiene todo para ganar la reelección con su buena imagen de siempre y su tenacidad para hacer campañas.

El partido tiene que tragarse su orgullo y en el caso de Mauricio hasta congratularse de que aceptó declinar para gobernador. El último golpe fue la declaración del FBI de que lo había deportado de Texas por traer drogas .

Si el PAN se decide por Dionisio o por Adalberto quedará en evidencia por tratar de expulsarlos o peor quedaría si insiste en relegarlos en base a un veredicto de culpabilidad que nunca comprobaron. Y conste que los próximos alcaldes podrán reelegirse para perpetuar la vergüenza del PAN.

 

jvillega@rocketmail.com