A Rajatabla

Depende de usted

Es fácil predecir que el 2014 será un año de muchas grillas, de aspiraciones desbocadas de los políticos, de dos discursos contradictorios: uno triunfalista que afirma que todo está bien en el estado; y el otro, apocalíptico, que nos declara hundidos, víctimas del peor gobierno.

Pero ninguna de esas predicciones es fatal, ineludible. Por lo menos no para el ciudadano consciente, responsable.

Todo cambiará totalmente de enfoque y consecuencias si hacemos del 14 el año en que tomemos en nuestras manos las decisiones más importantes.

Tiempo de exigir en medios y en cuanta tribuna ciudadana se abra, que los aspirantes nos digan desde ahora qué van a hacer para llevar a Nuevo León a más altas cotas de desarrollo, de justicia, de bienestar equitativo.

Todos los aspirantes a gobernador, sin  excepción, han hecho carrera en el estado, son ex alumnos de alguna institución, tuvieron un empleo o desempeñaron un  cargo público.

Desde ahora hay que ventilar en público sus virtudes que nos consten, sus vicios y mezquindades, si los padecimos en corto en el pasado.

¿Que ya nos hartamos del bipartidismo y de dos partidos igual de corruptos, que gratifican la mediocridad?

Habrá que iniciar un nuevo partido. O bien organizar un frente ciudadano que venda caro su amor a los existentes.

Todo, menos seguir pasivos y quejumbrosos.