A Rajatabla

"Delfín" a contracorriente

Dicen que Federico Vargas es el delfín de Rodrigo Medina y que lo va a imponer como su sucesor, como hizo González Parás hace seis años.

Esa visión es el resultado de analizar la política con los ojos en la nuca.

Ahora hay un Presidente de la República priista. Y el PRI designó a sus mandos nacionales.

En la gestión política ahora el director general es el Presidente y los gobernadores influyen y sugieren, pero no mandan ni nombran sucesor.

Rodrigo lo sabe y Federico lo padece. El apoyo del gobernador igual le ayuda que le estorba.

Por eso se mueve con velocidad e intensidad para posicionase en las encuestas. Y ejerce con pasión su tarea en Desarrollo Social sabiendo que ahí está el voto popular.

Ya trabaja en un programa de gobierno, por si se ofrece y teje redes de apoyo dentro y fuera de su partido.

Le apuesta todo a su juventud y su trabajo. No tanto al respaldo de Palacio de Gobierno, sabe que la decisión la tomará el PRI con la influencia mayor del Presidente.

Ese es el reto, labrarle una imagen sólida localmente pero que se perciba nacionalmente.

Y le quedan cuando mucho cuatro meses para lograrlo.

Igual que a los otros aspirantes que ya llevan hecha la tarea. Y que no padecen el sambenito de que los consideren delfines del gobernador.