A Rajatabla

Cortina de humo

No cabe duda que la alcaldesa Margarita Arellanes está siendo asesorada por maestros de la imagen y retóricos de la mentira. Como llegó el tiempo de enfrentar las peores críticas de las condiciones de la ciudad, esos asesores recomendaron una operación para diluir sus culpas.

Ya culparon al drenaje y a las lluvias con los muchos baches, pero la verdad es que los baches ya estaban ahí antes de que cayeran las primeras aguas y la ciudad ya parecía bombardeada. Con el colapso callejero no había forma de disimular la irresponsabilidad en el manejo de la situación por parte de la alcaldía de Monterrey.

La recomendación de los asesores fue diluir las culpas a todos los niveles de autoridad, que mandaran cuadrillas a cerrar calles a tapar los baches y a mostrar activismo.

Por supuesto el problema sigue siendo grave y requiere meses de trabajo e inversiones de millones de pesos, pero la alcaldesa sabe que todo tiene una fecha para dejar de ser crisis de ella. Tan pronto como salgan las candidaturas para gobernador, si finalmente es la candidata del PAN, la atención del público se volverá hacia su campaña.

Si no es la candidata y va por una diputación federal, dirá que se fue para buscar recursos federales que necesita la ciudad por su deterioro, y si no se hace ni una ni la otra, dirá que se queda en la alcaldía porque no se puede ir y dejar la ciudad en plena actividad de reparar los daños que causó la naturaleza en el otoño. Hacer poco, repartir las culpas y presumir cada acto del gobierno sigue siendo la fórmula de la demagogia más efectiva.

 

jvillega@rocketmail.com