A Rajatabla

Compromisos

Casi todos los candidatos han abordado el problema de la corrupción y la impunidad.

Pero ninguno ha propuesto una estrategia para castigarla y prevenirla. Le dejan esas tareas a las redes sociales y a la denuncia periodística.

No es el caso de Ivonne Álvarez, que ya anunció un plan concreto contra la corrupción y se comprometió con fieros candados a que en su gobierno no habrá contemplaciones para parientes enriquecidos.

Es un compromiso formidable que tiene que ver con la designación de funcionarios y con apartar a su familia de los negocios públicos.

Claro, para cumplir lo que está prometiendo requerirá del apoyo concreto y contundente de los medios, organismos civiles y ciudadanos en general.

Tendrá que firmar un compromiso con los ciudadanos para que ningún caso de corrupción quede impune. Que denuncien, que rehúsen pagar moches y que se comprometan a no dar mordidas.

Porque detrás de cada acto de corrupción hay una mano que se extiende para recibir el moche y del otro lado hay una mano que facilita la impunidad con tal de no batallar y seguir en la lista de proveedores del Gobierno.

Si se logra instrumentar esa política anticorrupción, el efecto se verá de inmediato en las finanzas públicas.

Imagínese un ahorro del treinta o cuarenta por ciento en las inversiones y el gasto público.

jvillega@rocketmail.com