A Rajatabla

Castigo

El tema del transporte no es complicado, es complicadísimo. En la sufrida Agencia Estatal del Transporte para donde se mueva el titular provoca un dolor. Más que premio parece castigo.

En esta dependencia debe dar la cara a los usuarios del transporte, lidiando a empresarios transportistas, la CTM, la CROC, 35 mil taxistas, más de 12 mil operadores de camiones urbanos, dueños del transporte escolar y de personal.

Incluso están los vecinos que quieren servicio de camiones en su colonia, sí, que pase, pero no por su calle.

Nadie cede tan fácilmente. Los usuarios se convierten en mirones y simplemente acatan las disposiciones.

Jorge Longoria, un experto urbanista, no la tiene fácil. Ya se dará cuenta. Si tiene dudas que le pregunte a quienes han pasado por ahí: Leopoldo Espinosa, César Garza, Esteban González, María de Jesús Aguirre y Víctor Martínez.

Hicieron lo que pudieron o les permitieron, pero en el transporte, por ejemplo, venden más mediáticamente hablando, 20 camiones pintarrajeados que 2 mil 500 autobuses panorámicos. De esa medida es la incomprensión.

Veremos cómo le va a Jorge Longoria. Le deseamos suerte, por el bien de casi 2 millones de usuarios.


jvillega@rocketmail.com