A Rajatabla

"Cabritos"

En la zona más violenta de Monterrey, una maestra cuestiona a su alumnita.

María, ¿por qué faltas casi todos los lunes del año escolar?

Con una sonrisa de malicia, la niña le responde: Es que me toca cuidar a los cabritos.

¿Ah, tu mamá se dedica a la crianza y venta de cabritos?

No, maestra, le replica con gesto tolerante, les llamamos cabritos a los secuestrados.

Los traen los lunes, atados de pies y manos, de verdad parecen cabritos. Yo cuido que nadie se acerque a la casa donde los dejan. Hasta que van por ellos.

Otro daño colateral de la inseguridad: el envilecimiento de los inocentes.