A Rajatabla

Buenos resultados

Los comicios del domingo pusieron a Nuevo León a la vanguardia de los procedimientos y la realización correcta del proceso; hubo aquí observadores de otras entidades del país que se animaron a seguir el ejemplo de las candidaturas independientes y partidos nuevos, así fueran pequeños.

La conferencia de prensa de Jaime Rodríguez planteó las inquietudes y exigencias de los ciudadanos.

Querían resultados inmediatos pero Jaime tuvo la prudencia de ponerlos en la realidad: que Nuevo León cambie no es de una persona o de un día.
No se hace desde Palacio de Gobierno sino desde todos los frentes y desde cada vivienda; hay mucho que cambiar y mucho que mejorar, pero no podemos correr el riesgo de perder todas las cosas buenas.

Hay que tirar el agua sucia pero sin tirar el niño con todo y bañera, conservar lo que valga la pena y cambiar lo que haya que cambiar, pero todo eso toma tiempo.

Sobre todo si entendemos que la mayoría de los problemas que arrastramos no son sólo locales sino nacionales y reclaman la atención de los municipios, los estados y la Federación.

Ahí es donde puede encontrar el lugar en la historia el nuevo gobernador si acepta el liderazgo, si se deja gobernar por la ecuanimidad y aprende a aprovechar el ímpetu y la participación de los ciudadanos como lo hizo durante su campaña.