A Rajatabla

¡Buena!

Lo hemos identificado por su agilidad mental y fuerte determinación en sus propósitos. Amén de un buen carácter.

Hoy regresa a sus orígenes en la Dirección General de la Lotería Nacional, donde hace ya varios años inició como secretario particular del titular de la dependencia.

Pedro Pablo Treviño ha tenido un crecimiento sostenido en el servicio público y la política. En crescendo ha dado la buena nota.

Llegó a ser de los finalistas para alcanzar la candidatura de su partido al Gobierno del Estado. Demuestra con ello ser un activo de valor para la política de Nuevo León.

Joven aún, tiene mucho futuro. Lo ideal es no desafinar en un escenario donde es común cometer esos errores.

Tras 20 años en el escenario y de regreso al lugar donde se le brindó una oportunidad, busca dar un mejor tono en su actuación.

Tiene la intención de modernizar los procesos de los sorteos y fomentar su desarrollo en diversas ciudades de la República.

Pedro Pablo ha dejado huella en su avance. No le pega aún al premio mayor en la política, pero trae buen número por tener la suerte a su favor con trabajo y determinación. 


jvillega@rocketmail.com