A Rajatabla

Buena estrella de Mauricio

Las peores críticas —de facto, no verbales— al desempeño de Mauricio Fernández como alcalde de San Pedro Garza García en el periodo pasado provienen de sus ex colaboradores, empezando por quien fue su secretario y hoy es su sustituto.

Gran parte del trabajo y los problemas que ha tenido que enfrentar el alcalde Ugo Ruiz Cortés, se relacionan con obras equivocadas, con autorizaciones abusivas de los permisos de construcción y congestionamientos presentes y los que vienen al futuro inmediato.

Hubo que empezar por el derribo del muro ornamental con que se estaba aislando a los vecinos de Calzada San Pedro, en nombre del arte urbano.

En Fuentes del Valle siguen esperando la extensión ecológica, inocua de la conexión entre las conocidas avenidas Ignacio Morones Prieto y Lázaro Cárdenas.

Algunos funcionarios suyos fueron cesados y hasta enjuiciados penalmente por su complicidad en el desarrollo desordenado de edificios que violan las normas de Desarrollo Urbano del municipio sampetrino.

Su logro mayor, el de la seguridad, se percudió cuando trascendió que el blindaje no era obra de Mauricio, sino de un cártel que virtualmente le cobraba piso.

Como dice un encuestólogo local, lo que pasa es que “Mauricio nació perdonado”.