A Rajatabla

Bajezas

Las estadísticas y archivos electorales que recopilan y califican los órganos electorales tienen varias dimensiones que las hacen trascendentes e importantes para el cambio social.

Antes del 97 eran número simplemente inventados a posteriori por los partidos y candidatos que supuestamente cuidaban los procesos.

Se sabe ahora que detrás de cada uno de esos números se imponía la voluntad del gobernante y la necesidad de perpetuarse en el poder.

Los números de ahora son otra cosa. Por lo pronto garantizan la fidelidad de los números y permiten decidir las elecciones de inmediato y sin duda alguna.

Conste que es un proceso difícil porque involucra actos humanos y hasta maldades como la guerra sucia que empuerca los comicios a todo lo largo del proceso.

Ahora mismo, a unas semanas de las elecciones, ya se puede hacer el recuento de las barbaridades que inventaron en contra de Jaime Rodríguez Calderón y de Ivonne Álvarez.

A posteriori Nuevo León debe hacer un esfuerzo por castigar con severidad esas faltas que ensucian el más noble ejercicio democrático: seleccionar funcionarios en razón de sus méritos y propuestas, y no en las bajezas que se urden en las salas de guerra de los opositores.

jvillega@rocketmail.com