A Rajatabla

Auténticos

Lo más sano es que lo académico quede al margen de los largos brazos de la política estatal.

Los tiempos se han marcado y hoy se lanza la convocatoria para elegir al nuevo rector de la UANL. El 21 de agosto se conocerá su nombre.

La UANL ha tenido un crecimiento impresionante en los últimos doce años, al grado de contar con un número récord de jóvenes estudiando en el extranjero.

En sus aulas reina la tranquilidad que se traduce en la dedicación a lo propio de estudiantes, catedráticos y sus propios directivos.

Por ello la sucesión del nuevo rector tiene que ser un asunto completamente de universitarios.

Se entiende y comprende que dirigir los destinos de la UANL es atrayente para todo tipo de grupos, pero no es justo inquietar a sus alumnos.

Muchos de ellos, con beca económica por ser de bajos recursos, no deben ser distraídos por el cambio de rector.

Ellos simplemente quieren mejorar su precaria situación, estudiar y prepararse para un futuro mejor.

Por eso la sucesión debe llevarse dentro de los cánones de orden y respeto a las reglas establecidas.

Los grupos externos deben permanecer así: fuera de la UANL. Simples observadores, no como actores en un proceso al cual no están invitados.

La UANL es de quien ha trabajado por ella y con ella. De los auténticos universitarios. Así de simple.

jvillega@rocketmail.com