A Rajatabla

Agua federal

La primera afirmación contundente del gobernador Jaime Rodríguez fue el informar en general que sería una buena recomendación a Rodrigo Medina que pare la obra de Monterrey VI, porque de no ser así, al Gobierno entrante le tocará cambiarla por otro proyecto muy diferente.

El mismo día se desdijo afirmando que si la Comisión Nacional del Agua sigue apoyando el proyecto original, así se hará, aunque después haya que corregir.

Reconoce Jaime así una verdad de a kilo, el que las aguas del país son federales y es la Federación la que proyecta las obras hidráulicas y las realiza con el apoyo  el financiamiento local de los estados.

Los gobernadores se adornan con las presas y con la introducción del agua potable, pero dejan pasar por lo bajo que son obras que consigue con el Gobierno Federal.

Eso es más fácil de ver en obras como la que se proyecta para traer agua del Pánuco que ni siquiera es obra exclusiva para Nuevo León, sino para cuatro estados que participarán en las obras pero no las pagarán del todo, pues lo hará la Federación, quien será dueña del agua que se obtenga.

Quien quiera parar el proyecto de Monterrey VI tendrá que convencer que el proyecto es inviable, cosa que ya aclaró la dependencia federal que no lo es.