A Rajatabla

Agenda para el siglo

Si eligiéramos al próximo gobernador por su visión de estado y su conocimiento de los graves problemas de Nuevo León y sus posibles soluciones, el candidato triunfador debiera parecerse mucho al diputado Javier Treviño.

En medio de la competencia de egos y de propaganda mal disimulada, Javier es el único político que se ha atrevido al diagnóstico objetivo de los rezagos injustificados que arrastramos en las asignaturas más importantes como son educación, combate a la pobreza, con palanca no en gasto asistencial, sino en la generación de empleos.

Que la agenda del próximo gobernador no se agote con la búsqueda de paliativos para la deuda.

El discurso de Treviño en YouTube puede ser un excelente y efectivo parámetro para evaluar a cada uno de los aspirantes, en  lugar de limitarse a compararlos por su talento para promoverse.

El mismo Javier sería un magnífico prospecto si hubiera levantado su mano a tiempo. Si lograra diluir la mala imagen que se granjeó a su paso por la administración actual, en el lugar y el tiempo equivocados.

Pero sí podemos imaginar a Treviño como el jugador más valioso del seleccionado que moverá el balón los próximos seis años.

Para elaborar una agenda para hoy y el remoto futuro, basada en los recursos y el talento de los nuevoleoneses.

Vamos, que no buscamos un bombero, sino un arquitecto que diseñe nuestro futuro.