A Rajatabla

Abuso

Alfonso Robledo, ahora candidato panista a la alcaldía de Guadalupe, violó la ley antes de que empezaran las campañas;

se anunció como todos, profusamente en carteleras por todo Guadalupe, con pretextos tan transparentes como anunciar que iban a entrevistarlo en una revista, aunque los hubo peores que publicitaron una entrevista de radio cuatro meses antes de que se la hicieran.

Pero a Alfonso lo pescó la Comisión Electoral Estatal con las pruebas en la mano y en las calles se excedió en el número de espectaculares y, por supuesto, en el gasto correspondiente.

La ley castiga hasta con la cancelación del registro y contra eso se está defendiendo, pero todo ha resultado inútil; primero decía que sus anuncios se los había colgado su competidor priista y ahora dice que fue la empresa de anuncios que se equivocó y colgó de más.

Sería lamentable que lo sacaran de la competencia en esa forma, pero la nueva ley con todos sus controles y candados necesita sentar un precedente porque en campaña igual habrá excesos de los candidatos.

Robledo tenía años trabajando para llegar, hizo mucha labor de tierra y ha recibido apoyos consistentes.

Pero es importante hacer valer los candados que garantizan equidad en la competencia y un cierto grado de austeridad.