A Rajatabla

Abuso médico

Los trabajadores federales incluidos los maestros de la Sección 21 comprenden que el servicio del ISSSTE esté afectado de mediocridad: no hay recursos que alcancen y las pensiones siguen siendo una carga formidable sobre las finanzas de institución.

Lo que les parece inconcebible es que malos médicos y sus coordinadores peores aprovechan la situación para ganar dinero ciertamente ilícito.

Contado por los pacientes que lo sufren, el abuso gira sobre las necesidades más extremas de ellos.

Todo empieza por una enfermedad grave que requiera intervención quirúrgica. La cita con el médico general se la dan a un mes de distancia.

El general lo refiere a un especialista. Pero su cita es tres meses después. Cuando el especialista dictamina que se requiere intervención quirúrgica lo pasa a su vez a un coordinador de quirófanos. Finalmente el coordinador le dice que sí lo operan, pero que hay fila y le fija como fecha para la operación cinco meses después.

Si el paciente se sigue sintiendo muy mal y busca otra cita con el especialista, éste le informa que no hay forma de apresurar la fecha, pero con gesto comprensivo le dice, yo sé que usted no puede esperar tanto, lo que le ofrezco es operarlo en mi clínica particular o de unos colegas y cobrarle lo más barato posible.

Tenemos varios casos documentados: una operación de úlcera, otra de vesícula y unos lentes intraoculares. Pero me dicen que es mal general.

jvillega@rocketmail.com