Cosas Nuestras

Lo único

Nuestras batallas del siglo pasado eran por la democracia. El siguiente objetivo nacional fue ganar la batalla contra la pobreza.

En el siglo XXI, la democracia sigue coja y la pobreza crece en lugar de disminuir. Y ya nos conformamos con una sola apuesta: por nuestra vida, literalmente.

Aspiramos a que nos quiten de la sien el cañón del arma criminal.

Por la tranquilidad, empeñamos hasta la democracia y la economía.

Sólo un clamor: que nos devuelvan nuestra casa y nuestro futuro.

Lo demás, los políticos y los partidos no valen la pena.

Hay que tenerlo en mente al votar este próximo junio.

jvillega@rocketmail.com