Cosas Nuestras

Todos

Es un viejo dicho de la política mexicana que si le va bien al Presidente nos va bien a todos, y que si al Presidente le va mal, a nosotros nos va peor.

Por eso no es admisible que haya mucha gente que se esmera en augurar el temprano fracaso de Peña Nieto y de los problemas que lo abruman.

Los problemas no son de Enrique, el joven mandatario de México, son del sistema y son de todos.

No vale desearle lo peor y festejar sus aparentes fracasos, todos perdemos y vamos a lamentarlo.

Abominamos del presidencialismo, ese es el sistema de Gobierno que el país quiere y demanda. Necesitamos blindar la Presidencia para que ya no se caiga en excesos y abusos.

No queremos un dictador pero tampoco un Presidente debilucho, rehén de la oposición y de los grupos más radicales; queremos, en fin, un mandatario que cumpla nuestros encargos, no un mandamás.

Pero nuestro mal aquí es aplicable de que no se puede cambiar de montura a mitad del río, el sexenio apenas empieza, hay tiempo de retomar el paso.

jvillega@rocketmail.com