Cosas Nuestras

Al revés

Haga de cuenta construir un rascacielos empezando por la azotea.

Conste que ya es posible, pero sólo en el siglo XXI y en China.

Nuestras ciudades se construyeron así, al revés, empezando por la superficie e ignorando lo que hay debajo.

Por eso con la menor lluvia con tal que sea continua se inunda, sufren depresiones y se desconectan sus servicios.

Una ciudad como Monterrey ya debiera haber empezado por el drenaje profundo, por sus lluvias  sorpresivas.

Pero está peor que se inunden las obras nuevas.

Dicen que es Natura, pero en realidad son errores criminales de los constructores.

jvillega@rocketmail.com