Cosas Nuestras

Los nombres

Tuve primos que se llamaban Conrado, Lupercio y Marciano.

Tíos que respondían a los nombres de Isidra, Cruz y Melquíades. Era la dictadura del santoral. La ruleta rusa de los onomásticos.

Igual he conocido un Benito Juárez, a dos Miguel Hidalgo, a tres Agustín Lara. Más los indigenistas: Xicoténcatl, Nezahualcóyotl y Xochiquetzalli.

Los hay que rinden pleitesía a Marilyn, Lady Di, Elvis y Luis Donaldo. Más los extranjerizantes: Donald, Cristopher, Brian, Walter.

La libertad de bautizar, como el que llamaba Merón a su perro. Dicen que debe ser Nerón, pero yo le puse Merón.

jvillega@rocketmail.com