Cosas Nuestras

Muchos

Es clamor permanente la necesidad de más calles y transporte público.

La gran mayoría de nuestras ciudades están congestionadas.

El aire está sucio, contaminado y cada vez que se abre una nueva vialidad en cuestión de semanas ya está congestionada.

Y la ciudad ya no da para más, pero hay más soluciones por intentar. Una puede ser prohibir el paso de autos viejos a primer cuadro.

Son los que más se descomponen, ahúman más la atmósfera y provocan más accidentes.

Otra sería la aplicación del programa Hoy no circula, sólo con esas dos medidas bajaría un 25 por cierto el tránsito, pero se necesitan pantalones y amor a la ciudad para tomar medidas tan drásticas.

Para no discriminar a nadie preferimos fastidiar la vida de todos y hacer de nuestras ciudades entidades homicidas contaminantes e inservibles para desplazarse por ella.

jvillega@rocketmail.com