Cosas Nuestras

Las mentiras

Andrés Manuel López Obrador ha alegado que él ganó las últimas dos elecciones presidenciales y que se las arrebataron en el cómputo con votos falsos.

Pero ahora en su propaganda del partido Morena confiesa que sí perdió y que los ciudadanos se dejaron engañar.

Ahora su instrumento de trabajo es Morena, una cristalina confusión entre la Virgen favorita de los mexicanos y su agrupación política, un partido ungido de divinidad.

No menciona que en Morena se agrupan muchos que participaron en los gobiernos de Michoacán y de Guerrero, ejemplo de infiltración del narco y de pésimas administraciones.
Con esos parches pretende armar un vestido nuevo para lucirse y conquistar votos.

Morena puede tener buenas intenciones, pero la necesitamos como representante de una nueva mentalidad y una nueva ética.

jvillega@rocketmail.com