Cosas Nuestras

De todos

Disfrutamos ya una plataforma llena de medios de comunicación, desde la personal hasta la multitudinaria.

Con la gran diferencia de que cualquiera la puede utilizar, ya sea a la buena o a la mala.

Perdió calidad y precisión el progresar a medias y las verdades se contaminaron de desinformación, verdaderos plagios y francas mentiras.

Esta segunda vocación para la mentira es lo que convierte a las redes en bombardeos de guerras sucias que ya no se limitan a inventar un par de mentiras mayores mezcladas en desinformación, ahora es pura desinformación que no sirve a nadie más que para dar argumentos a su calumnia.

Y si no se limpia ahora el muladar, veremos cómo el hombre político de nuestro siglo se convierte en edificios con sus instalaciones al revés, esto es edificios vistosos pero con el drenaje en la azotea.

jvillega@rocketmail.com