Cosas Nuestras

El circo

Imagine que usted escribe en el Facebook que Peña Nieto espera una época de prosperidad generalizada gracias a las reformas integrales.

La reacción inmediata de los cibernautas sería calificarlo a usted como comelonches, dirían que usted redacta los discursos de La Gaviota y que hasta oficina debe tener en la llamada Casa Blanca.

Es la historia de todos los días, las redes como muro de ejecución y silla de escarnio. Por eso nuestra reacción es suspender el juicio hasta que lleguen los periódicos.

Queremos leer la versión seria de sus corresponsales, ver cuántas verdades y cuánto es choteo de las redes, y con las noticias. Por eso necesitamos recurrir a los profesionales que distinguen entre el trigo y la cizaña.

 

jvillega@rocketmail.com