Cosas Nuestras

Wey

"Este wey no tiene llenadera", dice el padre de un joven.

Ni quien se espante. Wey es el gentilicio del mexicano contemporáneo.

Igual abundan en el habla cotidiana palabras altisonantes, groserías.

Ya no son monopolio del peladito, ni del carretonero, como se decía.

Abundan en la conversación de las damas, los niños, los ejecutivos.

Se dicen en familia, en las fiestas de postín, en las mesas de negocios.

Como si no tuviéramos un vasto y florido idioma, hasta para la burla y el insulto.