Cosas Nuestras

Votos

Le decíamos que en Los Ángeles van a premiar a los ciudadanos con tal de que voten.

En México lo intentamos todo, hasta la amenaza de cárcel.

Sólo mejoraron los números electorales con la llegada real del sufragio efectivo.

Pero el desprestigio creciente de los políticos está otra vez ahuyentando a los votantes.

Sólo las presidenciales sacan de su modorra a los electores.

El abstencionismo nuestro corre parejas con el de Los Ángeles.

Allá, como aquí, no necesitamos tanto mejores políticos como ciudadanos responsables.

jvillega@rocketmail.com