Cosas Nuestras

Vicios

Hay delitos que la sociedad no acaba de asimilar como tales: en particular el fumar en lugares públicos y el conducir ebrios. El de beber y luego conducir sólo le parece punible cuando hay víctimas, y el de evitar fumar, un escrúpulo de minoría.

Los dos delitos tienen el mismo carácter: son agresiones no motivadas a un prójimo pero  cualquiera los puede cometer. Primero habrá que cambiar de actitud al respecto que no se siga segregando al no fumador y disimulando ante el ebrio que logra llegar sano y salvo hasta su casa.

Y que se responsabilice de esos vicios también a los fabricantes de cigarrillos y vino. Y acabar con el extremo de que sólo matan los que traen cuchillo y pistola.

jvillega@rocketmail.com