Cosas Nuestras

Viajeros

El secreto del buen viajero es el mismo que el de los que viven bien, con sabiduría.

Ambos saben a dónde van, de dónde vienen y cómo disfrutar el momento que viven.

A los hijos hay que alentarlos a preparar su propia guía para vivir y viajar a plenitud.

Que lean historia, literatura, sobre arte, teatro, ciencia y tecnología.

Leer a Murakami para entender el oriente; a García Márquez, nuestra América.

Viajar con Hemingway, asomarse a Turquía con Pamuk.

Para que sean viajeros perspicaces, no turistas despistados.

jvillega@rocketmail.com