Cosas Nuestras

Verdes

Sigue siendo impresionante cómo impacta el Mundial a los mexicanos.

Los hay que se aventuran a Brasil casi de aventón con dinero sólo para dormir en la calle o un poco más.

La vida familiar se organiza en derredor de las fechas de los partidos.

Hay que pues convidar a los amigos para carne asada cada vez que juegue México.

Ahora es tiempo de comprar un plasma más grande que la pared. No importa si la deuda nos dura de aquí al próximo Mundial.

México saldría del hoyo si nos pusiéramos la verde todo el año.

jvillega@rocketmail.com