Cosas Nuestras

Tributo

En China era costumbre que si morías lejos de casa, tenían que traerte a enterrar a la tierra de tus padres.

Tus amigos se ponían de acuerdo para ir por el féretro y traerlo caminando.

En cada pueblo el cortejo se detenía y contaba a gritos sus méritos y logros para provocar la admiración de la gente. Así, en el camino iba juntando una pequeña multitud de amigos y de admiradores para un funeral digno y merecido. Decían que eran unos funerales que tomaban muchos años organizarlos.

El futuro difunto empezaba por granjear amigos fieles y acumular méritos dignos de encomio.

Así se procura vivir para organizar un buen final.

jvillega@rocketmail.com