Cosas Nuestras

Trenes

Un tren se llevó de encuentro y mató a veintiún pasajeros de un camión en un crucero rural.

Al día siguiente los diputados estaban pidiendo que se pongan plumas en todos los cruceros.

La compañía ferroviaria ha sido lenta para tomar esa medida por lo oneroso de la inversión y porque argumenta que la gente no protege los cruceros.

Se roban las luces de precaución, destruyen las señales y son capaces de tumbar las barreras en su afán por ganarle el paso al tren.

Los trenes son un servicio necesario para movilizar la carga por el país, pero debemos aprender a convivir con ellos. A fin de cuentas, éstos nunca tienen la culpa pues marchan sobre vías férreas con derecho de paso y casi sin límites de velocidad.

Son tragedias a las que no nos debemos acostumbrar o eludir su solución porque sea cara.

jvillega@rocketmail.com