Cosas Nuestras

Trampas

Felicitan en el mundo a México por su sistema electoral lleno de controles y a prueba de trampas.

No es un gran mérito. En los países educados no hay ninguno de esos controles, no los necesita ni busca la trampa.

Allá no se necesita credencial del INE para votar. El elector se identifica en la casilla con cualquier documento válido, así sea la licencia de conducir.

Está además el dedo entintado, la rejilla milimétrica de las urnas semitransparentes. Todo para neutralizar las mañas de los operadores del voto y hasta de los electores.

Por eso ni pensar en el voto electrónico, en el muestreo de votos o el voto por correo.

Por ahí están abandonadas unas urnas súper modernas que creó el IFE como verdaderas máquinas de votar.

Nada funcionará mientras la honestidad no sea parte de la cultura del mexicano.

jvillega@rocketmail.com