Cosas Nuestras

Tigres

Al juego del domingo acudieron 20 mil fanáticos de Tigres que se echaron 14 horas en autobús de ida y de venida para apoyar a su equipo.

Mientras el equipo se extraviaba y perdía de punta a punta el juego, nunca dejaron de animarlos con sus porras. Acabó el juego y con lágrimas en los ojos se subieron a los autobuses sin ningún acto de vandalismo, sin buscar pleito.

A diferencia, los fans de los Rayados hasta les ponen mantas insultantes cuando pierden. Ese espíritu de equipo y de solidaridad es de encomiarse y ojalá lo hubiéramos festejado en otras situaciones en la comunidad.

Juntos en la victoria y juntos en la derrota, todos entusiastas hasta las lágrimas y el festejo.

jvillega@rocketmail.com